jueves, 26 de febrero de 2009

UN REGALO ...¡!!


El otro día, una persona joven me preguntó:
¿Qué se sentía ser viejo?
Me sorprendió mucho,
ya que no me consideraba vieja.
Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó,

pero le explique que era una pregunta interesante…
Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo…
Soy la persona que quiero ser…
Algunas veces me desespero al ver mi cuerpo, las arrugas,

los ojos con ojeras, la celulitis.
Y a menudo me sorprendo de la persona que vive en mi espejo.
Pero no me preocupo por esas cosas por mucho tiempo.
No cambiaría mi amada familia,
ni a mis sorprendentes amigos, ni mi maravillosa vida,
por menos cabellos canosos y un estómago plano.
Me he convertido en mi amiga.
No me regaño por no hacer mi cama, o por comer esa galleta extra…
Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada,

ser extravagante y oler las flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo,

antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
¿A quién le interesa si escojo leer o jugar en la computadora

hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quién sabe qué hora?
Bailaré conmigo al ritmo de esos maravillosos acordes de los 50´s y 60´s.
Y si después deseo llorar por algún amor perdido... ¡Lo haré!
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira

sobre un cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir,
a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini.
Ellas también se harán viejas,
si tienen suerte...
Sé que algunas veces soy olvidadiza,

pero me acuerdo de las cosas importantes.
A través de los años mi corazón ha sufrido…
Por la pérdida de alguien querido,

por el dolor de un niño,
o por ver morir a mi mascota.
Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza,

lo que nos hacer crecer.
Un corazón que no se ha roto,

es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto.
Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente para

que mis cabellos se vuelvan grises
y por conservar la sonrisa de mi juventud,
antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
Cuando se envejece,
es más fácil ser positivo.
Te preocupas menos de lo que los demás puedan pensar.
Ahora bien,
para responder a la pregunta,
con sinceridad puedo decir:
¡Me gusta ser vieja,
porque me ha dado mi libertad!
Me gusta la persona en la que me he convertido.
No voy a vivir para siempre,
pero mientras esté aquí,
no perderé tiempo en lamentarme por lo que pudo ser,
o preocuparme de lo que será.
Disfruten de cada instante, como si fuera el último.

La Vida ... es solo una suma de momento ... सिल्विअज़क . Silvia Zak.

4 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Silvia...

Realmente hermosa tu entrada.

Llegar a la vejez es un verdadero regalo de Dios, tener la satisfacción de recorrer el camino y poder llegar aún de pie hasta el final del sendero.

Y, si el viaje lo hemos hecho de buena manera, nuestra última etapa será muy linda de vivir... porque quien buen joven fue, buen viejo será.

Un abrazo.

Mar dijo...

Silvi, esas arrugas que se nos marcan en la cara, son por los momentos de felicidad y de risas que nos recuerdan que ademas de haber sufrido, tambien hemos sido felices, y es muy cierto que a medida que pasan los años somos mas libres...

Besitosssssssssssss

Juan Carlos Lozano dijo...

un regalo para ti:

http://www.elplanetaoculto.blogspot.com/2009/02/para-vosotros-bloggeros.html

un abrazo
juank

Susana Vera-Cruz dijo...

Amiga, es muy cierto lo que dices, claro que a veces una no piensa bien y se siente mal.
Cada etapa trae algo lindo y cada etapa es parte de nuestra vida, asì que debemos de estar preparados para envejecer felices.

La vejez es un regalo, como dices.

Besitos mi niña y lindo fin de semana.

Susana-Agualuna

pd( ah, se me olvidaba Silvi, te invito a dar un paseo por mi otro mundo
http://www.melodiasenversos.blogspot.com
cuando quieras , si es que no lo conoces. Muac amiga)